jueves, febrero 2, 2023
spot_img
InicioOpinionA propósito del ejercicio diplomático

A propósito del ejercicio diplomático

El efectivo rol de las relaciones diplomáticas contemporáneas está determinado por la actual dinámica de la política internacional, en la que incide la creciente interdependencia de los Estados. Así mismo ocurre con otros nexos generados por la inclusión en el escenario internacional de “nuevos actores” y el surgimiento de situaciones que con propiedad pueden calificarse de complejas.

Son muchos y diversos los elementos que merecen ser analizados respecto al profundo cambio en la forma como los Estados están enfrentando losnuevos desafíos globales, que obligan a otro enfoqueque debe contemplar los riesgos involucrados, así como las auténticas perspectivas de oportunidades.

En tal contexto debe tenerse en cuenta que laejecución de la política exterior del Estado en los tiempos actuales, debidamente comprometida en la salvaguarda y promoción de los intereses nacionales,bajo la influencia de un entorno cada vez más acuciante, debe estructurarse progresivamente de manera prospectiva y estratégica, observando cuidadosamente los aspectos globales que pudieranincidir en ella.

A diferencia de lo que sucedía en otros tiempos, la política exterior se ha abierto a las operaciones más diversas, que los países llevan a cabo a medida queincrementan su intervención en el área económica (comercial y financiera).

La Diplomacia, como instrumento de ejecución de la política exterior del Estado, implica habilidades que deben cultivarse y que requieren la acumulación de una experiencia relevante que garantice la destreza y eficacia en este quehacer.

Una consistente presencia internacional, capaz deabordar “la diversidad, amplitud y especificidad de la agenda internacional», exige contar con un Servicio Exterior a la altura de ese nivel de responsabilidad. Para ello se requiere el apropiado fortalecimiento de la carrera diplomática y que el personal que la conforma cuente con una sólida formación interdisciplinaria, que incluye la Economía y el Comercio Internacional, las Relaciones Internacionales, el Derecho internacional y también laGeopolítica, entre otros conocimientos requeridospara la efectividad de este ejercicio.

Es evidente que a la negociación, como “función diplomática por antonomasia”, se le debe conferir una esencial importancia y por ello el consistenteconocimiento de sus técnicas y fundamentos resulta imprescindible.

La representación diplomática, obviamente, debe ser asumida apropiadamente por un genuino representante de su nación, con un ineludible y fiel compromiso en la defensa de los intereses del país.

Procede resaltar que en el apropiado ejercicio de la Diplomacia de hoy, el método sigue siendo en granmedida el mismo (con las debidas adecuaciones a la realidad de este tiempo): la obtención de objetivospor medio de negociaciones de diverso carácter,estando condicionados los mismos a los intereses delpaís y a las características del entorno internacional y nacional del momento, lo que demanda la aplicación de diversas formas de ejecución y subtipos de la diplomacia, integrados en un tronco común, de conformidad “con la idoneidad de cada una de ellas, según el objetivo a alcanzar y las circunstanciasconcretas en que se haya de actuar” (Vilariño). Teniendo siempre en cuenta en su implementación el principio de unidad de acción exterior del Estado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -spot_img

Most Popular

Recent Comments