jueves, mayo 30, 2024
spot_img
spot_img
InicioOpiniónComunicación Política Personal

Comunicación Política Personal

En estos días previos a las elecciones del próximo 19 de mayo, que representan una fiesta democrática para nuestro país, se han suscitado una serie de debates políticos. A continuación, presentaremos una guía sobre los protocolos a seguir en este contexto.

Todos nos comunicamos de diversas maneras: a través de nuestra postura corporal, nuestras actitudes ante diferentes situaciones y eventos, así como nuestra forma de expresarnos verbalmente. Utilizamos el lenguaje verbal para informar y el lenguaje no verbal para comunicar estados de ánimo y actitudes personales frente a diversas situaciones o eventos. El uso de los colores es fundamental en el marketing político, siendo una de sus principales herramientas.

La comunicación política verbal es aquella que se transmite a través del lenguaje, ya sea de manera consciente o inconsciente. Nuestro cuerpo comunica más de lo que imaginamos sobre nuestras intenciones, sentimientos y personalidad, incluso cuando guardamos silencio.

Los gestos no pueden interpretarse de manera aislada, ya que el contexto y la situación en la que nos encontramos influyen en su significado. Por ejemplo, rascarse la cabeza puede comunicar que estamos pensando o simplemente que nos pica esa parte del cuerpo. Las expresiones faciales, nuestra imagen y apariencia física hablan por nosotros mismos.

Influencia de la apariencia física en la política

Exponerse a una amplia gama de rostros no solo moldea nuestra percepción de lo que consideramos una apariencia normal, sino que también aumenta la probabilidad de que veamos a más personas de manera favorable. Por el contrario, cuanto más segregados y aislados estemos, más limitada será nuestra idea de una «imagen normal o cercana» en términos de apariencia política, lo que puede resultar en un juicio negativo hacia aquellos que percibimos como diferentes.

SIGNIFICADO DE LOS COLORES Y SU USO EN EL MARKETING POLÍTICO

Veamos qué representa cada uno de ellos:

AZUL: Se asocia con el control, la autoconfianza, la modernidad, el positivismo, la ambición, la determinación, la armonía, el progreso, la libertad, el frío, la salud y la seguridad. Las celebridades y figuras del espectáculo están muy identificadas con este color. En su tonalidad marino, se asocia con la lealtad, la sinceridad, la paz y el éxito. Es el matiz masculino por excelencia y el que más se asocia a los partidos conservadores y de derecha.

ROJO: Representa la emoción, la energía, la juventud, el calor, la potencia, el deseo, el liderazgo, la rebeldía, el sexo, la pasión y el dinamismo. También es muy utilizado en figuras políticas como símbolo de gran formalidad. En tonalidades más oscuras, como el rojo vino, también puede representar clasicismo, conocimiento y poder. En política, está muy asociado a los partidos progresistas y de izquierda. Hoy en día, los partidos de derecha también lo utilizan como un recurso efectivo para conectar con el público.

MORADO: Representa lo no convencional, la distinción, la fantasía, la nostalgia, el romanticismo, la afectividad, la empatía y el lujo. Está muy asociado a la política y a la realeza en numerosas apariciones. Es el color de las reivindicaciones feministas y se utiliza en eventos y manifestaciones con este propósito.

ROSA: Siempre se ha asociado con el compromiso, el respeto, lo femenino, la incondicionalidad y la diversión. También representa lo frágil y tímido, así como la sensibilidad. Es común ver lazos rosados como muestra de empatía con diversas causas sociales.

VERDE: Representa la naturaleza, el equilibrio, el crecimiento, la prosperidad, la estabilidad y la ética. También sugiere serenidad, calma y un nuevo comienzo, con ciertos matices de generosidad.

NARANJA: Es sinónimo de tranquilidad, serenidad, entusiasmo, creatividad, éxito, vitalidad, amabilidad e innovación. También se asocia con la diversión, la felicidad, la accesibilidad y el optimismo. Es el color del cambio y la complicidad.

AMARILLO: Llama la atención y representa la alegría, la claridad, la inteligencia y el buen humor. Aunque puede fatigar la vista, también se asocia con la amabilidad y la sensación de hambre. Es utilizado por varios partidos políticos europeos, así como por movimientos independentistas, como muestra de reivindicación.

BLANCO: Es un color acromático que se contrapone al negro. Representa la pureza, la limpieza, la paz, la elegancia y la protección. Aunque cada vez más las novias eligen una variedad de tonalidades, el blanco sigue siendo predominante en momentos ceremoniales.

NEGRO: Aunque suele asociarse con la oscuridad, la maldad, el luto y la muerte, también representa la elegancia, la seriedad, el misterio, la dominancia y la fuerza. Genera seguridad, distinción, sobriedad, formalidad y exclusividad.

En resumen, los colores tienen un papel crucial en la comunicación política, ya que pueden influir en la percepción del público sobre un partido o un candidato. Es importante comprender el significado de cada color y utilizarlo de manera estratégica para transmitir el mensaje político deseado.

Rocio Regalado Protocolo RD

Most Popular

Recent Comments