domingo, febrero 25, 2024
spot_img
spot_img
InicioOpinión¿El amor surge, fluye o se construye?

¿El amor surge, fluye o se construye?

El amor, esa palabra que dice tanto y tal vez dice nada, porque hoy tantas personas lo buscan, otras tantas lo desconocen,  otras ensimismadas en los placeres y necesidades cotidianas no le dan importancia o dicen que no existe, y otras lo sienten desde lo profundo de su corazón porque lo traen grabado en el alma y expresan amor por la vida, por cada pequeño momento, por cada persona que se cruza en su camino, porque el amor no es sólo amor romántico. 

El amor es un sentimiento profundo, complejo, convulso, que se experimenta hacia otra persona, hacia uno mismo o hacia algo abstracto, como una pasión o una causa que a veces no puedes explicar. Es una emoción intensa y positiva que puede manifestarse de diversas formas, como el amor romántico, el amor filial, el amor fraternal o el amor platónico.

El amor romántico tiene que ver con la atracción emocional, la pasión que otra persona te despierta y la necesidad de intimidadfísica, mental y emocional que desarrollas hacia ese ser amado, donde experimentas cada día vínculos emocionales que se fortalecen con el tiempo, siempre que se alimenten con atención, con abrirse el uno al otro y descubrirse en lo más profundo como seres humanos. En este tipo de amor se va desarrollando el deseo sexual, la idealización de la persona amada, el constante pensamiento en ella y la preocupación por su bienestar por encima de todo.

El amor por tu familia o amor filial, es un vínculo afectivo especial, un amor basado en el lazo sanguíneo, en la crianza y la convivencia o la intimidad familiar que también desarrollas con personas que no son necesariamente tu familia sanguínea. Este amor también desarrolla un cariño profundo y un deseo de bienestar y preocupación por los otros. En este mismo sentido, existe el amor fraternal, aquel que se desarrolla entre hermanos, sea por lazos de sangre o no, porque se da basado en la convivencia, en la interacción y experiencias vividas juntos, aquí también se puede incluir el amor por los amigos y esas personas que a lo largo de la vida son parte de la tuya desinteresadamente y con quienes desarrollas esa conexión que traspasa a veces el tiempo y la distancia. 

El otro amor, muy mencionado, es el amor platónico, a veces citado sin tener conocimiento pleno de lo que éste significa. Es un tipo de amor idealizado que no está consumado físicamente, es un amor que puede estar vinculado a la admiración, al respeto, a la idealización o a una conexión espiritual y emocional con una persona, que se desvincula de un interés carnal o sexual. 

Me atrevo a mencionar otro tipo de amor, el amor por la vida, ese amor que sentimos hacia todo lo que nos rodea y que expresamos sin darnos cuenta en nuestra forma de ser y de interactuar. Ese sentimiento de agradecimiento, de valoración, de compromiso con todos los seres humanos que nos rodean, con todos los espacios que ocupamos sin importar si recibimos reconocimiento por eso, sin saber siquiera si los demás lo notan. Es ese sentimiento positivo que nos mueve a avanzar, aún seamos vulnerables o enfrentemos dificultades en la vida de cualquier tipo. Es esa pasión y asombro por las pequeñas cosas, por la naturaleza en sí misma, por las palabras y vivencias que nos enseñan los demás; es lo que nos hace buscar nuestro propósito cada día, ser resilientes y perseguir siempre la justicia, la compasión, el respeto y el amor en cada persona, aunque no recibamos un buen trato o consideración de los demás. Esteamor nos hace ser determinados. 

Con tantas banalidades que hoy viven los seres humanos, con la persecución del bienestar económico, del reconocimiento social, con la lucha y competencia de unos con otros, ¿realmente somos capaces de amar profundamente? ¿el amor surge, fluye o se construye? Debemos respondernos si buscamos a otra persona con un parámetro basado en lo que aprendemos de la sociedad, o en las mismas banalidades con que queremos llenar nuestras vidas o buscamos un verdadero ser humano que nos inspire ese deseo de amar y ser amado, de cuidar y ser cuidado, y de conectarnos más allá del mundo que nos rodea.

El amor puede ser una chispa que surja, y que si la motivamos y descubrimos cada día a la persona que inicialmente nos motiva esa chispa, y la alimentamos con atención, con interés de conocerla sin trabas, con detalles, con cariño, respeto,  comprensión y con esa conexión física que todos necesitamos, puede resultar en ser la felicidad de nuestras vidas. Pero en ese mismo orden, ¿el amor fluye?, podría ser que sin darnos cuenta se va desarrollando una conexión o se van acumulando vivencias con otra persona y luego tal vez nos damos cuenta de que eso pudiera ser el amor. 

Pero para los que hemos vivido desengaños y decepciones profundas, y ya somos mas conscientes y sabemos lo que queremos y necesitamos, ¿se puede construir el amor? Hoy pienso que el amor es una decisión, si ya sientes alguna conexión con otra persona, atracción e interés de saber si esta bien, si te preocupa, si lo piensas, si físicamente te atrae o lo deseas, si has evaluado o visto cualidades que te gustan y que van acorde a tus valores, si están en etapas similares de sus vidas, ¿por qué no construir el amor?

El amor se construye a través de la comunicación, de la comprensión, del respeto, del apoyo mutuo, del sacrificio y la entrega al otro, de inspirarse a ser parte de su vida y a hacerlo parte de la tuya, aceptando sus diferencias y valorando cada una de sus cualidades, buscando ese roce íntimo más allá de la piel, ese roce en el alma; es decidir sonreír y ser feliz con esa persona, disfrutarse y complementarse, es construir ese espacio seguro juntos, donde nada ni nadie influya, donde sepan juntos aceptar las cargas pasadas que cada uno tiene y saber que en lo adelante no se está solo y que han decidido construir un camino y una vida unidos, traiga lo que traiga el destino, y que aunque se derrumbe el mundo, ahí siempre estarán el uno para el otro. 

El amor, ese sentimiento poderoso y complejo, que nos alimenta las ganas de vivir, que nos da rumbo, dirección y sentido. El amor se construye si así lo decides. 

Most Popular

Recent Comments